LOS MODELOS FISCALES QUE NECESITAS PARA CONSOLIDAR TU SOCIEDAD

Sabemos que estás con las declaraciones trimestrales, impuestos, rentas, IVA… y que al mismo tiempo te encuentras al pie del cañón preparando la contabilidad de tus clientes. Sin embargo, toda la documentación que has tenido que recoger para las declaraciones, contiene información mucho más importante con la que podrás aprovechar para revisar el crecimiento de tu empresa y tomes mejores decisiones de cara al futuro.

 

2016 04 14 tw

 

Los documentos que recopilas para el IRPF tienen los datos necesarios para saber en qué estado se encuentra tu empresa. Por otro lado, el llevar la contabilidad al día es relevante para la declaración de IRPF y hacer presupuestos de cara al futuro.

 

¿Qué modelos te proporcionan la información necesaria?

 

Modelo 111: se trata del importe de las retenciones que has hecho a tus trabajadores en el pago de sus nóminas, por lo tanto, con la revisión de las nóminas y contratos podrás valorar el coste total de tus empleados y valorar su rentabilidad.

Modelo 115: es el pago de alquileres y retenciones. Tener claro tus costes fijos te va a dar la posibilidad de asumir posibles mejoras de cara a futuro, como posibles ampliaciones de la infraestructura.

Modelo 303: autoliquidación de la cantidad de IVA que pagas como autónomo. Este tipo de facturas al incluir plazos de emisión y recepción, te permitirá valorar tu cash flow.

Modelo 130: la declaración de tus ingresos y gastos, la liquidación del IRPF. Al tener a mano todas las facturas y gastos deducibles donde verás tus ingresos, podrás conocer tu margen de beneficio. ¿Estás cumpliendo con los objetivos que te habías marcado previamente?

 

Es importante que cada cierto tiempo controles tus movimientos financieros para continuar mejorando la estrategia a seguir  en función de tu crecimiento. Se trata de la contabilidad analítica.

Realizar el análisis de tu contabilidad para saber cómo va tu negocio te permitirá saber dónde está tu beneficio y de qué debes prescindir. Los beneficios que te va a aportar son que tengas unas cuentas saneadas, el aumento de la eficiencia y rentabilidad y la previsión de ingresos y costes futuros.

Esto te va a proporcionar mucho más de lo que crees, el saber si necesitarás financiación, si tienes clientes en riesgo, si podrás pagar las nóminas o mirar nuevas formas de mejorar tu despacho adquiriendo mejores soluciones tecnológicas.

 

Por tanto, sigue los consejos que te estamos proponiendo, y estarás consolidando tu sociedad de cara a un futuro cada vez más competitivo y tecnológico.

Compartir este artículo