Automatización contable: Ganar tiempo para dar valor (3ª parte)

En la misma línea de tareas que podría hacer si consiguiera liberar tiempos dedicados a trabajos administrativos que no aportan valor, uno de los retos, y sin duda de los más importantes, sería conseguir tiempo para mi formación.

En una profesión como la nuestra, la de asesores, donde la legislación cambia de forma continua, estar actualizado en conocimientos es fundamental para poder ofrecer un servicio profesional al cliente en las situaciones que nos plantea día a día.

Ahora bien, una vez abierto el “melón” de la formación, aquí la reflexión es mucho más profunda, ¿qué conocimientos ha de tener un buen asesor? ¿cuáles serán claves en la asesoría del futuro? ¿nos tenemos que quedar en los conocimientos clásicos o tenemos que avanzar y ampliar nuestros conocimientos?

Pues os adelanto mi opinión, que me gustaría fuera enriquecida con vuestras reflexiones al respecto.

Actualmente el asesor se recicla en materias básicas de conocimiento: legislación fiscal, laboral, algo de contabilidad, mercantil… Además, un asesor generalista, entiendo es fundamental hoy día por las diferentes afectaciones que tiene un asesoramiento en cualquier materia, así un asesoramiento fiscal puede trascender a lo mercantil y laboral, y viceversa.

Ahora bien, también soy de la opinión que el asesor del futuro tendrá un papel mucho más en la figura del “consultor”, apoyando al cliente en el día a día de su negocio, metiéndose en su cuenta de explotación, apoyándole y asesorándole en la transformación digital que tan cercana tenemos, etc.

Después de estas breves pinceladas sobre el tiempo que necesitas para la formación, ¿cuál es vuestra opinión?

 

Fdo. Luis Martin

Director General Plus Gestiona

Facebook

Twitter

   

Compartir este artículo